21 AL 24 DE NOVIEMBRE

Media
   

CAROLA RAMIREZ

PINTURA

STATEMENT


Primero, estudié diseño en Chile. Luego, arte en España. ¿Por qué en ese orden? De seguro respondió a razones de carácter material en vez de porqués de raíz reflexiva o motivaciones románticas. Pero, ¿qué tal si fantaseo un poco e invento un origen a ese vaivén vocacional? Me considero una paseante del mundo. Recorro, conozco, me pierdo y me reencuentro en la ciudad. Me sumerjo en calles, avenidas, parques, ruinas, callejones, con tal de desentrañar la esencia de cada lugar que visito. Mi condición de paseante tiene un objetivo: observar y registrar, conocer la ciudad mejor que el oriundo. Y esta tarea no la concibo para mi goce privado sino que tiene como cláusula compartirla con el mundo, dejar a disposición de los habitantes las imágenes de sus propias formas de habitar. ¿Cómo llevar a cabo esta tarea? ¿Con qué herramientas? La primera respuesta fue el diseño, pues entendía que nada es nuevo en el mundo de las imágenes. Es decir, las imágenes que consumimos a diario no son más que la redistribución de lo ya visto, de lo ya contado y de lo ya hecho. Las técnicas y procedimientos de las artes gráficas me permitían darle una utilidad a mi acervo de imágenes citadinas y diseñar una nueva imagen por medio de la cual contar de qué manera he visto el mundo y cómo he decidido experimentarlo. Funcionó por un tiempo, pero no fue suficiente. Impulsada por estas inquietudes, llegué a la pintura. O ella llegó a mí trayendo a cuesta su tradición, sus cuestionamientos, sus procedimientos propios y también los impropios. Pero por sobre todo me dio a conocer su historia, esa relacionada con retratar el mundo que le ha tocado atestiguar en cada caso y en la que ella funda su aurática valía. Entonces, abracé la herencia dejada por los paisajistas, desde la antigüedad hasta los holandeses del siglo XVII; experimenté con la modulación del color a través de la luz siguiendo el ejemplo de los impresionistas, no sin establecer una relación problemática con la fotografía tal como ellos lo hicieron; y cuestioné la esencia de la pintura, y del arte en general, aferrándome a los bastiones ganados por las vanguardias históricas, y aprendí a otorgarle autonomía expresiva a cada una de mis pinceladas. Así, mi pintura amalgama mi formación. En mis obras tienen cita la historia de la pintura en sus vertientes figurativa y abstracta, pero también el diseño a través de la esquemática composición vectorial. Y la articulación de estos lenguajes me permite plasmar mis hallazgos urbanos con una estética que incluso se encauza hacia la ficción pop que tanto me atrae. Vaivén vocacional que se acopla a los vaivenes de los habitantes de la ciudad cosmopolita y contemporánea. Así concibo mi trabajo. Un deambular estético que me permite retratar los espacios que descubro mediante una observación que es consciente del velo digital que hoy la distingue y define. Una pintura que diseña la arquitectura de la vida actual.

BIO


Artista visual Escola Massana, Barcelona España. Diseñadora gráfica, Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño, Universidad Diego Portales, Chile.  Ha realizado diversas muestras colectivas e individuales en Museos y Galerías de Chile y el extranjero, y participado de ferias internacionales tales como: ArtLima, Artbo (Bogotá), Barcú (Bogotá), Art Medellín, Art Sevilla, Spectrum (Miami) y Chaco (Chile). Ha participado en publicaciones nacionales e internacionales tales como el libro “Sub30 Autores Contemporáneos”, “Imago Mundi”: “Ojo Andino”, libro, exposición y colección de arte Luciano Benetton, Fondazione Giorgio Cini (Venecia, Italia), Premio “Arte Laguna Prize”, exposición Arsenal de Venecia + catálogo de la muestra. Su trabajo surge a partir de inspiraciones diversas, provenientes principalmente del mundo del arte, el diseño y la arquitectura; las Vanguardias del siglo XX, el Neoplasticismo, la pintura realista de los años 40 y la Arquitectura Moderna. Todos ellos han aportado a su pintura una visión centrada en la observación del tránsito humano y desarrollo de la vida en la metrópoli. Lugares reconocibles de nuestra ciudad que generan nostalgia, apego e identificación, tras los cuales se generarán lazos afectivos y recuerdos en la memoria colectiva de sus habitantes. A nivel técnico los colores son generalmente planos, óleo sobre tela, formas orgánicas, rectas y líneas que unidas conforman la imagen en su totalidad. Motivos previamente trabajados en Photoshop para dar un aspecto gráfico a las composiciones.